Cirugía General - Clínica Ochoa | Hospital Ochoa Marbella

Cirugía General

En ésta se ven por el Especialista enfermedades inicialmente diagnosticadas o valoradas por lo Médicos Generalistas, por los especialistas en Digestivo y Gastroenterología, o por los especialistas en Medicina Interna, los cuales remiten a dichos pacientes a la consulta de Cirugía. Aunque en algunas ocasiones son los pacientes los que acuden directamente al especialista.

Home / Especialidades / Cirugía General

Especialidad de Cirugía General

Patología de la pared abdominal: Son hernias o defectos de la pared abdominal, que se identifican como “bultos” que cambian con los esfuerzos y con los movimientos respiratorios. Son aquellas que aparecen en la región inguinal, en la región umbilical, o las llamadas eventraciones o hernias tras cirugía previa abdominal, en relación con cicatrices anteriores. Son trastornos que hoy pueden resolverse mediante cirugía sin ingreso o con ingreso mínimo, con anestesia regional, y que se tratan mediante la instalación de mallas de material biocompatible, para evitar la recurrencia.

Patología biliar benigna:  Litiasis o “piedras” en la vesícula que dan cólicos, con dolor y malestar tras las comidas. Estos trastornos se tratan mediante cirugía laparoscópica o minimamente invasiva, en la que no se hacen prácticamente cicatrices, y para la cual el paciente está ingresado muy poco tiempo. Se tratan asimismo otras enfermedades derivadas de la litiasis vesicular como pancreatitis, coledocolitiasis e ictericia asociada

Patología del tiroides: El tiroides es una glándula situada en el cuello, que regula el metabolismo basal del organismo. Se interviene quirúrgicamente en tres situaciones. Primero, cuando crece en exceso produciendo bocio, con ocupación del cuello que provoca malestar, dificultad para la respiración, para la deglución, o trastornos de la voz, o cambios estéticos importantes. Segundo, cuando produce hormona tiroidea de forma anormal y no es controlable mediante procedimientos médicos, y tercero, cuando presenta nódulos o crecimientos delimitados, en los cuales hay duda sobre su posible naturaleza tumoral, o en enfermedades tumorales ya diagnosticadas. Estos procesos son usualmente estudiados y diagnosticados por el Endocrinólogo el cual los envía al Cirujano.

Obesidad mórbida: Actualmente la obesidad extrema se considera causante de múltiples trastornos, y los tratamientos convencionales son incapaces de controlarla. Dentro del ámbito de la Cirugía General se han diseñado procedimientos para en control eficaz de este grave problema. Se realizan técnicas de reducción del estómago que provocan saciedad precoz y técnicas de bypass que evitan la absorción de los alimentos. Dichas técnicas deben ser individualizadas según los pacientes, y en muchos casos pueden ser asociadas. Actualmente pueden realizarse con menos morbilidad mediante la realización de técnicas por laparoscopia.

Hernias de hiato o enfermedad por reflujo gastroesofágico: Es muy frecuente en nuestro medio los ardores o quemazón tras las comidas, que se producen por el cierre incorrecto del esfinter que une el esófago y el estómago. Por esta razón el contenido ácido del estómago refluye produciendo lesiones en el esófago y síntomas muy desagradables. Cuando se demuestra este defecto puede ser intervenido mediante la realización de una funduplicatura, que es una especie de “nudo de corbata” alrededor del esófago confeccionado con el propio estómago. Este procedimiento puede realizarse hoy día por via laparoscópica o minimamente invasiva, que produce menos dolor y molestias posoperatorias.

Trastornos anorrectales: Incluye las hemorroides, las fisuras anales, las supuraciones perianales en su forma aguda o abscesos, y en su forma crónica o fístulas. Son trastornos muy freceuentes para los que hoy día existen tratamientos eficaces, prácticamente sin ingreso, y con rápida mejoria. Existen otros trastornos más complejos como rectoceles, incontinencias de diverso grado o estreñimientos incontrolables, agrupados como enfermedades secundarias a transtornos del suelo de la pelvis, que deben ser estudiados y tratados cuidadosamente.

Lesiones cutáneas para su extirpación: Muchas lesiones cutánea y superficiales son tratadas eficázmente por el cirujano general. Incluyen quistes sebáceos de distinta localización, hidroadenitis axilares o inguinales, lipomas de mayor o menor tamaño, uñas encarnadas, dermatofibromas, y otras lesiones de  naturaleza benigna o incierta. Asimismo pueden manejarse lesiones malignas para su diagnóstico mediante biopsia o para su extirpación completa, con cierre directo o mediante la realización de plastias o injertos. Asimismo los sinus pilonidales, o quistes dermoides en la zona sacrocoxígea son tratados por el cirujano general.

Varices: Las venas varicosas prominentes de los miembros inferiores fruto de la insuficiencia de las venas profundas, son valoradas en la consulta de cirugía. Hoy día su tratamiento debe ser individualizado, de tal manera que la extirpación sea solo selectiva de los trayectos venosos enfermos. De igual manera el tratamiento actual permite la rápida recuperación de los pacientes mediante el empleo de cirugía mínimamente invasiva.

Enfermedades del tubo digestivo complicadas: Incluye una serie amplia de trastornos, para los cuales el tratamiento es inicialmente médico, pero que se convierte en quirúrgico, cuando se agotan las otras opciones terapéuticas. Se incluyen las úlceras gastroduodenales complicadas, las diverticulitis recidivantes o muy sintomáticas, o las enfermedades inflamatorias como la Colitis Ulcerosa o la Enfermedad de Crohn evolucionada o ya intratable.

Cánceres del tubo digestivo y del sistema biliopancreático:  Se incluyen un grupo amplísimo de trastornos mayores, como las neoplasias esofágicas, los cánceres gástricos, los hepáticos ya sean primarios o metástasis de otros, los biliopancreáticos, y los más importantes, por su gran frecuencia, que son los tumores del colon y del recto. Para muchos de estos tumores el  tratamiento quirúrgico se apoya en la radioterapia y la quimioterapia para la curación de los pacientes.

Si el paciente necesita ser intervenido, se maneja como un acto único todo el coste de la intervención. Desde la visita preoperatoria, y las postoperatorias hasta el alta definitiva.

En la consulta de Cirugía General y del Aparato Digestivo, se valoran y se siguen a todos los paciente que presentan alguno de los trastornos enumerados previamente, ya sea porque necesiten ser intervenidos en nuestro país o en el suyo, o porque lo hayan sido en su país de origen, y quieran ser seguidos por nosotros.

Urgencias de Cirugía General y del Aparato Digestivo

Existe un grupo de problemas que requieren por su gravedad una actuación urgente. Son trastornos resueltos en el ámbito hospitalario, mediante intervención quirúrgica urgente o diferida, en su mayoría, o mediante observación y tratamiento conservador en un porcentaje menor de casos.

Estos pacientes son remitidos por los especialistas de emergencias sanitarias que valoran al paciente allí donde se inicia el problema, o en los servicios de urgencias de consultorios o ambulatorios de medicina General.

Esta patología puede ser agrupada de la siguiente manera, según su manera de presentación.

Dolor abdominal con sospecha de abdomen agudo quirúrgico: se incluyen es este apartado trastornos típicamente tratados de forma urgente por el Cirujano General como son  las a) Apendicitis Aguda,  b) las Colecistitis aguda, c) la Perforación de viscera hueca, d) la Obstrucción intestinal, tanto de intestino delgado generalmente por vólvulo o brida, o la obstrucción de colon frecuentemente causada por neoplasia maligna, e)la Isquemia intestinal, ya sea trombótica o embólica, o f)los traumatismos abdominales cerrados por accidente o precipitación o abiertos por heridas por arma blanca o de fuego. Es un grupo muy heterogéneo de procesos que tienen en común la necesidad de un diagnóstico y  tratamiento rápido.

Apendicitis aguda

Colecistitis aguda

Perforación de viscera hueca

Hemorragia digestiva incontrolable

Obstrucción intestinal por neoplasia, vólvulo o brida

Isquemia intestinal embólica o trombótica

Traumatismo abdominal cerrado o herida abdominal penetrante.

Dolor abdominal agudo-subagudo con sospecha de patología quirúrgica subyacente: Bajo esa situación se agrupan trastornos generalmente manejados por el Cirujano General con premura, ya que frecuentemente subyacen enfermedades que pueden terminar teniendo que ser intervenidas quirurgicamente. Se incluye, a) la Ictericia obstructiva, sea de naturaleza benigna o maligna, y  la Pancreatitis Aguda litiásica, que van a tener que ser valoradas para su resolución quirúrgica o instrumental. b) Los procesos colónicos agudos o subagudos con síntomas de dolor abdominal con estreñimiento, fiebre o rectorragia, que pueden ser indicativos de Diverticulitis aguda, ya sea no complicada para tratamiento médico o complicada, para ser intervenida, o de una Neoplasia de Colon que necesite ser diagnosticada, estadiada y tratada. c) Se incluyen asimismo los cuadros con vómitos e intolerancia digestiva establecida, con estómagos de retención, que muestren una estenosis por ulcera o por neoplasia gástrica. d) Igualmente deden ser diagnosticados con premura todas las disfagias de origen esofágico bajo las cuales subyace siempre algún trastorno orgánico o funcional.

Ictericia obstructiva benigna o neoplásica

Pancreatitis aguda litiásica

Diverticulitis aguda

Rectorragia o suboclusión asociada a cancer de colon

Estenosis duodenal benigna o disfagia o vómitos asociados a cancer gástrico o esofágico

Dolor abdominal y sobre tumoraciones herniarias: Se incluye la patología herniaria complicada, las tumoraciones antes reductibles, que se incarceran produciendo un cuadro de estragulación de su contenido o de obstrucción intestinal. Debe ser tratada de forma inmediata tanto la complicación producida como la causa última que es la hernia, ya sea inguinal, crural, umbilical o laparotómica.

Hernia inguinal irreductible

Hernia umbilical irreductible

Eventración irreductible

Dolor anal o perianal incapacitante: En éste epígrafe se incluyen un grupo muy frecuente de transtornos, muy incapacitantes, y generalmente mal diagosticado y tratado. Son los abscesos perianales, con o sin f´situla crónica subyacente, los procesos hemorroidales trombosados o irreductibles, o las fisuras anales muy incapacitantes.

Absceso perianal

Hemorroides prolapsadas o trombosadas

Dolor en procesos inflamatorios superficiales de distinta localización: Son abscesos generalmente producidos por quistes de la piel infectados que pueden ser generalmente tratados mediante anestesia local y drenaje. En algunas ocasiones pueden subyacer procesos más importantes como adenopatías complicadas, infecciones de compartimentos más profundos, musculares o de estructuras anejas como piezas dentarias.

– Abscesos cutáneos

Secuelas en miembros inferiores de procesos vasculares:  Pueden ser trastornos agudos o crónicos, arteriales o venosos, como Ulceras crónicas de MMII, en relación con isquemia crónica normalmente ateroesclerótica, pie diabético o secuelas de insuficencia venosa, así como la isquemia aguda, ya sea trombótica o embólica.

Ulceras isquémicas de miembros inferiores

Ulceras varicosas de miembros inferiores

Pie diabético

Nuestros especialistas

Pruebas diagnósticas complementarias

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información- aquí.